Blog

El resultado de una crisis existencial: hacer mi MBA

Actualizado: 24 de ene de 2019

Hace más de 10 meses comencé una aventura que, honestamente ya no pensaba vivir. A finales del 2017, me encontraba pensando y analizando los resultados de fin de año de lo que fue mi agencia de relaciones públicas, profesionalmente, había alcanzado casi todos mis objetivos, pero económicamente estaba muy lejos de lo que me propuse cuando empecé este proyecto.


Platicando con mis papás sobre nuestros planes de vida para mediano plazo, ellos me recomendaron tomarme un tiempo y hacer un posgrado fuera de México, por lo que comencé a buscar opciones, y entonces apareció de nuevo un sueño que cuando estaba en la universidad llegué a tener: hacer el MBA en Estados Unidos.


El MBA, por sus siglas en inglés, Master in Business Administration, es la maestría en administración de empresas, yo había escuchado entre varios de mis amigos, que esta era la mejor maestría para estudiar después de la universidad, por qué era la que te aseguraba un muy buen salario además, de que serían más las ofertas de trabajo que tendría si la terminaba.


Después de pensarlo un par de semanas, decidí aceptar la oferta de mis papás y me puse a buscar mis opciones, encontrando una en Valle de Texas, una universidad nueva con ofertas de posgrados y becas para estudiantes mexicanos, la universidad parecía una opción muy atractiva y cómoda para poder ingresar a la maestría lo más pronto posible.


Estaba muy emocionada por el hecho de que comenzaría a vivir y a estudiar en Estados Unidos y todo iba muy bien hasta que me dijeron que tenía que presentar el GMAT, que es el examen de admisión para la maestría en administración de empresas.

Ahí comenzaba el verdadero reto del MBA.


1. Presentar el GMAT

El GMAT es un examen que mide las habilidades básicas verbales, cuantitativas, analíticas y de razonamiento que una persona ha desarrollado a lo largo de su carrera académica y profesional. Aunque parecería que las casi 80 preguntas del GMAT podrían no ser tan complicadas, obtener un puntaje promedio es mucho más difícil y agotador de lo que muchos se imaginan, sin mencionar las horas, días y meses de estudio que se necesitan para obtenerlo.


Cuando comencé a estudiar para mi primer GMAT, me sentía lo suficientemente segura para alcanzar el puntaje que la Universidad de Texas me pedía para entrar al MBA a los cursos de Verano de 2018. Pero cuando llegó el día de presentar el GMAT y apenas vi la primera pregunta, entré en pánico de inmediato. “¿!Qué rayos es esto?!” me decía a mi misma, y entre más pasaba el tiempo mi nivel de pánico iba incrementando.


¿Cuál fue mi puntaje final? Fue vergonzoso y lo que le sigue. Aún más cuando supe que 200 puntos fueron sólo por poner mi nombre.


Si estás pensando en estudiar el MBA y por ende, presentar este examen pronto te recomiendo lo siguiente:


2. Busca los recursos oficiales.

Existen varios tipos de apoyos académicos para estudiar por tu cuenta, como guías electrónicas, libros, softwares, etc. Te recomiendo ampliamente buscar y estudiar del libro oficial del GMAT (Ya está disponible la edición 2019 e incluye el acceso a una plataforma digital que te permite hacer 2 GMAT de prueba sin costo. https://www.mba.com/exam-prep/gmat-official-guide-2019).


Esta guía contiene problemas muy parecidos a los que vas a presentar en el GMAT y te ayuda además con tips en general para aprender a resolverlos de una forma más eficiente.

También hay otras guías en el mercado (Magoosh, The Economist, Kaplan, etc.) que son buenas también, pero en mi experiencia, la guía oficial me dió una muy buena referencia de cómo son los problemas del GMAT.


3. Estudia con tiempo.

La mayor parte de las personas en México que presenta el GMAT destina de 3 a 6 meses para estudiar y prepararse para este examen, no vayas a confiar que, aunque hayas sido una buena alumna y obtuviste un buen promedio en la universidad, el GMAT será más fácil para ti y por eso le dediques solo un par de semanas o meses a estudiar.

Si trabajas, puedes destinar una parte de tus tardes a practicar y resolver problemas, y el fin de semana dedícale también unas 8 horas diarias. Claro tendrás que sacrificar varios meses de no salir de fiesta porque te sentirás cansada al final de tus horas de estudio, pero cuando obtengas el puntaje para la universidad de tus sueños, verás que valió la pena el sacrificio.


4. Busca Ayuda.

El GMAT requiere muchísimo auto estudio para obtener un buen puntaje, pero si no estás familiarizado con el sistema de exámenes de Estados Unidos, busca cursos para que aprendas técnicas de cómo resolver los distintos tipos de problemas del examen. Si puedes encontrar un grupo con el cual estudiar y reunirte con ellos al menos unas 3 veces por semana, mucho mejor, además trabajar en equipo siempre te llevará lejos en un posgrado y en la vida en general.


Después de presentar mi primer GMAT y tener un puntaje que me bajó muchísimo los ánimos, no dejé que esto me detuviera de entrar al MBA y me puse a buscar más recursos para mejorar mi puntaje, y conforme investigaba, me di cuenta de que varias de mis amigas y conocidas que alguna vez pensaron en hacer el MBA, dejaron de perseguir su meta al saber que tenían que presentar un examen como el GMAT.


Según las estadísticas del Consejo de Admisión de Posgrado en Administración de Empresas (el Consejo que elabora y revisa el GMAT), las mujeres representan poco más del 40% de las tomadoras del GMAT en el mundo. Esto contrasta con el 30% de mujeres que estudian y terminan un posgrado en administración de empresas en universidades a nivel mundial.


¿Qué pasa entre las mujeres que aspiran entrar un posgrado en negocios y el número final de mujeres que termina un posgrado en negocios entonces?


Desde que somos adolescentes, las mujeres nos vemos afectadas por la falta de oportunidades y la información que nos rodea, todavía son contadas las modelos a seguir en áreas como negocios, política y otros ambientes de poder que inspiren confianza, crecimiento personal y ambición en las nuevas generaciones.


A pesar de que desde la secundaria las mujeres tienen mejores calificaciones que los hombres, es una realidad que nuestra autoestima y autoconfianza es más baja desde temprana edad. Esto es una de las principales barreras por las cuales mujeres dejan de aspirar a seguir desarrollándose y sentirse capaces de enfrentar retos como lo es estudiar un posgrado en el extranjero.


Después de tomar varios cursos, presente el GMAT por segunda vez y finalmente alcance el puntaje requerido para ingresar al MBA, recibir la carta de admisión de la Universidad de Texas un par de semanas después, fue sin duda de las cosas más satisfactorias que me han pasado.



Ahora, como una estudiante de posgrado en el extranjero, se lo que significa el trabajo duro mejor que nunca y sobre todo, lo que soy capaz de hacer, me queda claro también que faltan muchas mujeres en posiciones de liderazgo en México que inspiren a otras mujeres a superarse y a creer que son capaces de hacer todo lo que sueñan. Pero sé también, que las cosas han comenzado a cambiar para las mujeres en el mundo, y confío en que cada día habrá más mujeres enfrentando retos, que las llevarán a tomar posiciones de poder que impactarán y le serán de beneficio a muchas personas más.


Debemos de promover en nuestras niñas y adolescentes, así como en adultas jóvenes, todas las capacidades que las ayuden en su crecimiento personal y profesional. Para que cuando llegue el momento de enfrentar retos, se sientan lo suficientemente listas para atreverse a hacerlo, no importando los resultados.


Esas experiencias una vez vividas, les darán valor para circunstancias que requieran mayor destreza o inteligencia en el futuro. Y el que ellas sepan que pueden y, sobre todo, que deben de intentarlo, fomenta mujeres valientes, dispuestas a tomar riesgos, y que inspiran a las mujeres alrededor de ellas a tomar la misma actitud. Y estas actitudes son las que las llevarán al éxito.


*Las ideas reflejadas en este artículo son opinión del autor y no reflejan las opiniones y valores de Paréntesis


¡Síguenos para inspiración diaria y más!
  • Instagram - Grey Circle
  • Facebook - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle